dilluns, d’agost 13

AGATHA CHRISTIE

Ahir, per fi, es va emetre el meu "repor" sobre Agatha Christie a Gente Viajera! El primer cop que la meva veu és projectada a nivell nacional, flipo encara... Us deixo amb l'escrit mentre jo acabo de pair-ho tot plegat.

VIAJEROS ILUSTRES

Hoy, en viajeros ilustres, os hablaremos de la Reina del Crimen, de la escritora de misterio más conocida del mundo. Se trata de Agatha Christie, cuyos libros son los más leídos y traducidos junto con los de William Shakespeare o la Biblia.

Agatha Christie fue una intrépida viajera que recorrió medio mundo al lado de su segundo marido, Max Mallowan, un prestigioso arqueólogo inglés que le adentró en los misterios del Oriente Medio. Fruto de sus experiencias y desbordante imaginación nacieron más de 60 novelas, además de gran cantidad de cuentos, obras de teatro y otro tipo de relatos.

Pero empecemos desde el principio... ¿Qué es lo que dispararía la imaginación de Agatha Christie y le llevaría a convertirse en escritora? Durante la Primera Guerra Mundial Agatha Christie trabajó como enfermera voluntaria en la farmacia de un hospital. Allí entró en contacto con varios venenos y estos le sirvieron de inspiración para tramar una historia de muerte y misterio con un inesperado final. Así, en 1920 publica "El misterioso caso de Styles", una atrapante novela donde la víctima muere envenenada con estricnina.

El final de la guerra, su embarazo y el nacimiento de su hija Rosalind, hicieron que Agatha Christie se olvidara de la literatura, hasta que un día recibió la propuesta de publicar su novela y las cuatro siguientes que escribiera. Aceptó sin dudarlo. De este libro, que tiene como protagonista el original detective belga Hércules Poirot, vendió unos 2,000 ejemplares, una cifra muy buena para el primer libro de una escritora desconocida.

Sin embargo, Agatha no veía su futuro en la literatura, sino en su dedicación a la familia.Y fuela mala situación económica que pasaba su familia, la que le animó a escribir otro libro. A partir de entonces, nunca dejaría de escribir.

En 1930, separada de su primer marido, viajó a Bagdad a bordo del mítico Orient Express. Eran otros tiempos y el viaje a Oriente estaba cargado de misterio y aventura. Desde el primer instante que pisó los elegantes vagones del Orient Express, Agatha Christie se sintió fascinada por el glamour, el romance y la aventura que destilaba este legendario ferrocarril. Le pareció el escenario perfecto para las intrigas y los crímenes más pasionales. De hecho, fue en este famoso tren donde conoció a Max Mallowan quien se convirtió en su segundo marido.

Unos años más tarde, cuando regresaba a Inglaterra tras una larga estancia en Siria, el ferrocarril quedó detenido en las vías a causa de una gran nevada. Aquella noche de 1931, en medio de una terrible tormenta y un frío que le impedía conciliar el sueño, la autora inglesa ideó la trama de su célebre novela Asesinato al Oriente Express.

La escritora vivirá entre Inglaterra y Medio Oriente, acompañando a su marido en sus viajes anuales a las excavaciones en Irak y Siria. Así pudo conocer sitios y culturas que luego utilizaría para ambientar varias novelas, como "Asesinato en Mesopotamia", "Muerte en el Nilo" y "Cita con la muerte".

Agatha Christie se inspiraba en sucesos cotidianos, viajes y, sobre todo, en la aguda observación de la vida social de la aristocracia británica para crear el argumento de sus historias.
Pero donde la memoria de Agatha Christie sigue imperturbable es en la antigua capital de Turquía, especialmente en el hotel Pera Palace, construido en 1892 justamente para albergar a los ocupantes del Orient Express. Allí la presencia de la autora de Testigo de cargo se mantiene aún incólume a pesar de tantos años. Agatha Christie siempre ocupó la misma estancia en todas sus visitas: la habitación 411. Y allí, aún hoy, un gran retrato de la escritora británica recibe al curioso turista con esa mirada tierna de misionera o abuela desprendida.

Según cuentan los botones, "la señora Christie pasó por el hotel en 1926 y 1932, siempre con la misma rutina". ¡Clara herencia británica, imaginamos! Pues bien, esa rutina se ceñía a los paseos diarios por las desbaratadas calles de la ciudad y a la escritura compulsiva en la habitación en un lujoso bar del hotel. Un té a media tarde y una desenfrenada propensión a la escritura hasta la hora de la cena. Y así todos los días, pulcra y rigurosa, durante sus estancias en Estambul. El encargado de mostrar el cuarto de la Reina del crimen relata que Agatha Christie escondió en algún rincón del hotel Pera Palace la llave del baúl donde guardaba un diario íntimo. Una conjetura que muchos desearíamos que fuese real. ¿Os imagináis encontrar los misterios de dicha viajera? Sea como fuere, allí en Estambul quedó grabada su presencia y su silencio...

3 comentaris:

garreta ha dit...

Hola!

Segueixo pensant lo del síndrome de Munschausen, cosa que no vol dir que estiga en contra dels blogs. Encara que la blogosfera, i sobretot el nom, em fa una mica d'asquete.

Encara no he llegit la teva última entrada però ja ho faré.

Fins aviat!

Cris Ruano ha dit...

M'encanta, aquesta dona... per casa corren molts llibres seus, són increïbles, si t'agrada el misteri!

Sento el malentès d'aquesta nit, m'hauria agradat que hagués sortit bé!!
Un petó!

Lluís ha dit...

Hola Sara!

Felicitats pel documental que vas fer. No l'he pogut sentir... hi ha alguna manera de poder-ho fer?

Una abraçada!